Tropiezos económicos y deportivos para Unión de Santa Fe.

Insatisfechos por estar en la zona de descenso directo en la tabla anual, el Unión de Santa Fe enfrenta otro problema: la FIFA lo inhibió tras un reclamo del Deportivo Capiatá de Paraguay. Este club no recibió montos superiores a los 500 mil dólares por la transferencia del 60% de los derechos económicos del delantero Junior Marabel.

La inhibición impide que el equipo santafesino incorpore nuevos jugadores mientras dure esta situación. Esta no es la primera vez que el club atraviesa este tipo de problemas, ya que el año pasado estuvo en una situación similar debido a deudas con otros equipos como Atlético Nacional de Medellín, Deportivo Independiente Medellín y Plaza Colonia.

En esa ocasión, los reclamos ascendían a un total de 288 mil dólares más los intereses por pases a préstamo de jugadores como los uruguayos Jonatan Álvarez y Santiago Mele, y el colombiano Bryan Castrillón.

En el caso actual, Deportivo Capiatá reclama tres vencimientos que suman 500 mil dólares, además de 60 mil dólares en intereses. Estos pagos estaban distribuidos en distintas fechas, y el incumplimiento generó el reclamo. Marabel, objeto de esta transferencia, jugó varios partidos en Unión entre 2022 y 2023 y actualmente se encuentra en General Caballero de su país, cedido a préstamo.

Las inhibiciones anteriores fueron levantadas por Unión, pero dejaron huella, condicionando la conformación del plantel actual, dirigido por Cristian “Kily” González.

En el corto plazo, Unión enfrentará a Tigre este sábado como local a las 18:00 horas y deberá esperar otros resultados para mantener su posición en la categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *