Gobernadores oficialistas se reúnen para definir estrategias ante el gobierno de Milei.

El próximo martes, en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), los gobernadores peronistas se congregan con el objetivo de establecer una postura unificada antes de que asuma el gobierno de Javier Milei. Esta acción política refleja similitudes con la reciente reunión de los gobernadores de Juntos por el Cambio, buscando presentarse como un bloque de poder capaz de asegurar estabilidad y, al mismo tiempo, discutir los detalles de la gestión venidera.

La distinción principal entre ambos grupos radica en que el oficialismo sufrirá varias salidas a partir del 10 de diciembre, mientras que Juntos por el Cambio ya ha consolidado un bloque con nueve mandatarios electos más uno con mandato hasta 2025. Este nuevo conjunto busca consolidar su poder, contrastando con la fractura sufrida en la coalición oficialista.

Actualmente, los gobernadores peronistas y aquellos cercanos al oficialismo durante la gestión del Frente de Todos suman 19. La mayoría participará en el encuentro del martes. De ellos, ocho continuarán en sus cargos y tres no estarán presentes, aunque en sus gobernaciones se mantendrá un representante de su fuerza política. Los restantes perdieron las elecciones y sus lugares serán ocupados por dirigentes de Juntos por el Cambio.

Entre aquellos que permanecen en sus cargos se encuentran figuras como Axel Kicillof, Raúl Jalil, Gustavo Melella, Gustavo Saénz, Gildo Insfrán, Gerardo Zamora, Sergio Ziliotto y Ricardo Quintela. El gobernador de Salta, particularmente, suele tener una autonomía y movilidad destacada.

Por otro lado, habrá cambios en ciertas gobernaciones, como el reemplazo de Arabela Carreras por Alberto Weretilneck, o la transición de Juan Manzur a Osvaldo Jaldo en Tucumán. En el caso de Oscar Herrera Aguad, cederá su lugar a Hugo Passalacqua.

Una serie de gobernadores, entre ellos Alberto Rodríguez Saá, Jorge Capitanich, Gustavo Bordet, Omar Gutiérrez, Mariano Arcioni, Alicia Kirchner, Sergio Uñac y Omar Perotti, dejarán sus cargos antes de fin de año, disminuyendo significativamente el bloque oficialista, que pasará a la oposición en poco tiempo.

Tras el 10 de diciembre, no habrá gobernadores oficialistas, ya que La Libertad Avanza (LLA) no obtuvo victorias en ninguna provincia durante las elecciones del año. Se espera que, con el inicio del gobierno de Milei, los mandatarios definan sus movimientos en relación al nuevo poder. Es probable que el mapa político experimente cambios y se reconfigure durante el primer año de gestión libertaria.

Los gobernadores peronistas jugarán un papel influyente en la reconstrucción del peronismo, un debate que tomará fuerza con el inicio del nuevo gobierno y el accionar de los principales nombres de Unión por la Patria (UP).

Estos líderes suelen adoptar posturas pragmáticas debido a la necesidad de gobernar y la dependencia de recursos del gobierno nacional. Durante la gestión de Macri, muchos peronistas establecieron una buena relación con el ex presidente, incluso respaldando cambios legislativos como la ley de movilidad jubilatoria de 2017.

En la reunión del martes, los gobernadores buscarán consensuar una postura frente a la decisión del próximo presidente de detener la obra pública para reducir el déficit. Temen una reducción significativa de recursos que podría impactar en aspectos vitales de la gestión provincial, como el pago de sueldos y proveedores del Estado.

Además, se discutirá la solicitud de los gobernadores del norte al presidente saliente, solicitando que, mediante un decreto, se incluya en la masa coparticipable un porcentaje de la recaudación de impuestos para compensar las pérdidas fiscales provocadas por la eliminación del impuesto a las ganancias por parte de Sergio Massa.

El encuentro servirá para elaborar un mensaje político conjunto antes de la asunción de Milei el 10 de diciembre, anticipando movimientos tácticos y reclamos que desean mantener vigentes. Si bien los gobernadores, especialmente aquellos que seguirán gestionando, no tienen intención de confrontar con Milei desde el principio, sí desean dejar clara su postura sobre cómo las medidas del nuevo gobierno afectarían a sus provincias. El tablero político comienza a reconfigurarse, con fondos, ideología y poder como elementos centrales en esta nueva etapa de definiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *