El sindicalismo se une en apoyo al proyecto de Sergio Massa sobre Ganancias y genera molestia a la oposición.

El candidato de Unión por la Patria experimentó un cambio significativo en su campaña que generó entusiasmo en todos los sectores del sindicalismo, justo en la semana en que se darán a conocer los datos de la inflación de agosto. Se destacó qué líderes sindicales asistieron a la convocatoria del ministro.

Sergio Massa logró unificar el respaldo de todo el sindicalismo en torno a su propuesta de eliminar el Impuesto a las Ganancias. La pregunta clave es si esto será suficiente para ganar las elecciones o, al menos, para llegar al balotaje. El ministro-candidato hizo una de sus jugadas más arriesgadas y puso en una posición difícil a Javier Milei y Patricia Bullrich al intentar atraer a los votantes de ese mismo grupo de trabajadores que experimentarán un alivio en sus ingresos.

La presentación del anuncio de Massa estuvo en consonancia con lo que está en juego en las elecciones. Convocó a la alta dirigencia sindical, representada por las tres principales centrales obreras (la CGT y las dos CTA, una ultrakirchnerista y la otra más combativa), para detallar su iniciativa. Incluso mencionó que están evaluando modificar el IVA en los alimentos. Luego, se sumergió en una campaña activa, con un discurso en el que prometió impulsar un decreto para elevar el umbral de ingresos no sujetos a Ganancias, lo que significa que solo alrededor de 90,000 trabajadores con salarios elevados y jubilados privilegiados pagarán este impuesto a partir de octubre. La presentación concluyó con la Marcha Peronista, que sorprendentemente no se escuchó en el acto de la CGT del 8 de agosto.

El candidato de Unión por la Patria, respaldado por los sindicatos más influyentes y en un entorno que representaba la diversidad del poder sindical, relanzó oficialmente su campaña con la esperanza de cambiar su tercer lugar en las PASO en las elecciones de octubre. Massa estaba convencido de que sería el candidato más votado en las primarias, pero terminó detrás de Milei y Juntos por el Cambio. Además, después del 13 de agosto, se produjo una fuerte devaluación que afectó a los trabajadores y agravó la situación de los sectores más vulnerables.

Ahora, con su anuncio sobre Ganancias, el impuesto más impopular entre los trabajadores y que fue una promesa clave de eliminación por parte de Mauricio Macri, Massa ha logrado reposicionar su campaña en un terreno que parecía resbaladizo para ganar más votos. Fue algo así como un “salariazo”, que implicará mejoras de hasta el 21% en los ingresos, aunque es poco probable que los beneficiarios de la medida utilicen ese ahorro para comprar dólares, como sugirió Massa en su discurso.

En resumen, el ministro-candidato ha revivido su campaña y ha conseguido más apoyo político después de su anuncio sobre Ganancias. A pesar de las críticas de sus rivales, ha enfocado su campaña en la eliminación de este impuesto, lo que le ha dado una ventaja significativa sobre Milei y ha generado entusiasmo en el sindicalismo, al tiempo que busca contrarrestar los efectos de la inflación de agosto en la opinión pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *