Argentina accede al Mercado Chino de Trigo tras siete años de negociaciones.

La apertura del mercado chino para el trigo argentino, después de siete años de negociaciones, ha sido bien recibida por el sector exportador y productor. Consideran esta noticia como una “oportunidad histórica” para convertirse en proveedores de uno de los principales destinos del mundo. Aunque el impacto principal en los envíos se verá en la próxima campaña del cereal.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca anunció que la Administración General de Aduanas de China ha incluido a las empresas argentinas autorizadas para exportar trigo en su Sistema Online de Registro Cuarentenario, lo que implica la apertura formal del mercado. El presidente del Senasa, Pablo Cortese, destacó que estas negociaciones, que comenzaron en 2016, han culminado en un protocolo firmado después de auditorías y visitas a zonas productivas.

La importancia de este mercado se subraya al posicionar a China como el tercer importador mundial de trigo, con estimaciones de importación de alrededor de 12,5 millones de toneladas para la campaña 2023/24. Argentina, por su parte, exportó tres millones de toneladas el año pasado y proyecta una cosecha de 15,5 millones de toneladas para la próxima campaña.

Aunque la apertura se celebra como una oportunidad, se destaca que el protocolo para exportar a China es riguroso y requiere análisis exhaustivos para garantizar la ausencia de virus, hongos o insectos no deseados. El presidente de la Cámara de la Industria Aceitera y del Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC), Gustavo Idígoras, sugiere que la incidencia en la balanza exportadora puede no ser inmediata, y los envíos a China podrían tener un impacto significativo en la campaña 2024/25.

En conclusión, diversos representantes del sector agrícola argentino consideran que esta apertura es una gran oportunidad para diversificar mercados, aumentar la producción y fortalecer las relaciones comerciales y estratégicas con China, aunque advierten sobre los desafíos y tiempos involucrados en cumplir con los requisitos del protocolo chino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *