Movimientos Sociales oficialistas se preparan para la segunda vuelta con Massa y Kicillof.

Tras la victoria electoral de Sergio Massa y Axel Kicillof, los movimientos sociales afiliados al oficialismo se encuentran listos para intensificar su estrategia de campaña de cara a la segunda vuelta electoral programada para el 19 de noviembre. Han demostrado que la logística implementada el domingo y la campaña “casa por casa, barrio por barrio,” llevada a cabo después de la derrota en las PASO, fue exitosa. Incluso el propio candidato presidencial reconoció este éxito, desafiando las predicciones de los principales analistas políticos y encuestadores al vencer a las propuestas de La Libertad Avanza y Juntos por el Cambio, que quedaron en tercer lugar.

Las organizaciones populares, como el Movimiento Evita, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Somos Barrios de Pie y el Movimiento de Trabajadores Excluidos, a través de su brazo político, el Frente Patria Grande liderado por Juan Grabois, jugaron un papel fundamental en el resurgimiento de Unión por la Patria, particularmente en la provincia de Buenos Aires y en los barrios más desfavorecidos de todo el país. Se dedicaron a la militancia “casa por casa, barrio por barrio” con el objetivo de difundir las propuestas del candidato de Unión por la Patria y el gobernador bonaerense. Su objetivo era persuadir a los peronistas decepcionados con el gobierno de Alberto Fernández para que votaran, destacando que Massa representa “garantía de estabilidad,” y advirtiendo que las propuestas de Patricia Bullrich y Javier Milei eran un “salto al vacío” que podría resultar en la pérdida de derechos y reducción de subsidios y planes sociales.

El domingo, movilizaron su vasta estructura territorial, facilitando el transporte de los votantes hacia los centros de votación, fiscalizando en todo el país, distribuyendo las “boletas completas” de Unión por la Patria, preparando comidas para los fiscales y reforzando la militancia en distritos clave. En el discurso de Sergio Massa en el búnker de Chacarita, se destacó la contribución de los intendentes, las organizaciones sociales y se mencionaron las políticas económicas a favor de la población más necesitada que se impulsarían si llegaba a la Casa Rosada.

Un logro destacado fue la reelección de Mariel Fernández en Moreno, la única intendencia gobernada por el Movimiento Evita, con más del 57% de los votos, superando a los candidatos de La Libertad Avanza y Juntos por el Cambio. Los movimientos sociales ahora se están preparando para profundizar su campaña de cara a la segunda vuelta electoral, promoviendo la unidad nacional y destacando la importancia de un gobierno liderado por Sergio Massa como una vía para estabilizar el país. En el búnker de Unión por la Patria, abundaron las banderas y dirigentes de la economía popular, y se reconoció el impacto positivo que tuvieron al mostrar las consecuencias de quitar los subsidios al transporte y cómo afectaría a los trabajadores de clase popular. El mensaje de luchar por los derechos de las personas fue bien recibido por los votantes. El apoyo popular a las acciones contra la corrupción se mantuvo, y se considera una señal de que la sociedad valora la respuesta rápida y efectiva para abordar estos problemas. Por lo tanto, se rechaza la noción de que los votantes no se preocupan por los casos de corrupción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *