Massa, atento tanto a la situación financiera como a la estrategia electoral.

El ministro de Economía y aspirante a la presidencia, Sergio Massa, anunció tras la devaluación del lunes que implementará medidas para mejorar la situación salarial de los trabajadores. Esta declaración fue realizada el miércoles y reafirmada ayer, donde expresó: “He estado ocupado durante cuatro días en estabilizar la macroeconomía, otros cuatro en controlar los precios y una vez que evaluemos las pérdidas, informaremos a los trabajadores: esto es lo que has perdido y yo te compensaré”. En una entrevista, el ministro y candidato explicó que dentro de una semana habrá una suma fija, mejoras para la Asignación Universal por Hijo (AUH), ajustes en el sistema de crédito y otras medidas. Además, Massa anunció que no habrá aumentos en los precios de la gasolina hasta el 31 de octubre, y afirmó que su responsabilidad es brindar estabilidad al país. Aseguró que tomará medidas para el sector informal y respaldará a los trabajadores en la distribución de recursos. Hizo hincapié en que no se trata del “plan platita”, sino de compensar los daños causados por el Fondo Monetario Internacional.

Estos anuncios fueron bien recibidos en el oficialismo, dada la compleja situación económica actual. Sin embargo, el desafío radica en la implementación de estas medidas, especialmente en provincias y municipios. Según fuentes gubernamentales, los anuncios de Massa serán presentados la próxima semana, coincidiendo con su regreso de Washington, donde finalizará el acuerdo con el FMI para recibir 8 mil millones de dólares.

Massa habló sobre los resultados electorales del domingo, reconociendo el descontento en la población y señalando la necesidad de entenderlo como una crítica a la política. Realizó anuncios específicos para diferentes sectores, con la intención de abordar diversas demandas. Comparó su modelo con el de sus adversarios, resaltando la importancia de la educación y el trabajo.

El enfoque de la campaña de Massa es la implementación de medidas y resolver problemas económicos actuales, relegando temporalmente su papel como candidato. Los desafíos incluyen la obtención de fondos del FMI y la implementación efectiva de las propuestas. Desde su equipo y el comando de campaña, se subraya su compromiso con la gestión económica y su responsabilidad en esta coyuntura. Se apunta a establecer diferencias ideológicas con otros candidatos y se plantea el objetivo de llegar al ballottage en las próximas etapas de la campaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *