El Gobierno interviene el ENACOM y promueve reorganización del sector.

Después de diversas versiones que circularon durante el intenso debate sobre la Ley Ómnibus, el Gobierno de Javier Milei anunció el lunes, a través del Boletín Oficial, la intervención del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), el organismo estatal encargado de regular y garantizar los servicios de comunicación en Argentina.

En las consideraciones, el gobierno explicó que mediante el Decreto de Necesidad y Urgencia N° 690/20 se modificó la Ley N° 27.078, estableciendo que los Servicios de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) y el acceso a las redes de telecomunicaciones son servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia. Se determinó que el ENACOM actuará como Autoridad de Aplicación de las Leyes N° 26.522 y N° 27.078, con plena capacidad jurídica en los ámbitos del derecho público y privado.

En la misma línea, se especificó que los licenciatarios de los Servicios de las TIC fijarán precios justos y razonables, cubriendo los costos de explotación y garantizando una prestación eficiente con un margen razonable de operación. Dadas las decisiones del ENACOM desde diciembre de 2020, consideradas incumplimientos de disposiciones legales, se dispuso la intervención del organismo, convirtiéndolo en un “ente autárquico y descentralizado” bajo la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología de la Jefatura de Gabinete de Ministros por un plazo de 180 días.

En este contexto, se designó como interventor al licenciado Juan Martin Ozores, con la doctora Patricia Zulema Roldan y Alejandro Pereyra como interventores adjuntos. Los interventores tendrán facultades conjuntas establecidas para la Autoridad de Aplicación de las Leyes N° 26.522 y N° 27.078. La decisión de intervenir el organismo fue anunciada previamente por la Jefatura de Gabinete. La Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología, a cargo de Alejandro Cosentino, justificó la intervención como una etapa transitoria necesaria para el reordenamiento del organismo.

Se detalló que la intervención incluirá una auditoría de los fondos públicos destinados a la promoción y fomento de la actividad, así como la revisión de regulaciones vigentes y procesos judiciales en los que está involucrado el ENACOM. Posteriormente, el ENACOM continuará con su misión original de promover comunicaciones de calidad, fomentando la competencia entre los distintos actores del mercado. La industria de las telecomunicaciones, clave para el país, se encuentra liderada por Telefónica-Movistar, Telecom-Personal y Claro, y la influencia del magnate Carlos Slim podría tener un papel importante en las designaciones del sector. La eventual disolución del ENACOM, creado durante el gobierno de Cristina Kirchner, deberá resolverse en el Congreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *