Dos licitaciones en marcha para aumentar la capacidad de transporte de gas proveniente de Vaca Muerta.

El Gobierno nacional ha iniciado el proceso de licitación para dos importantes proyectos de transporte de gas, la reversión del Gasoducto del Norte y la construcción de la segunda Etapa del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner (GPNK). Estas obras tienen como objetivo asegurar el abastecimiento interno con la producción creciente de Vaca Muerta y lograr un ahorro de divisas en importaciones de aproximadamente US$ 6.000 millones para el año 2024.

La Etapa I del GPNK, que abarcó 573 kilómetros y se completó en un tiempo récord de 10 meses, ya ha permitido un ahorro sustancial por sustitución de importaciones de alrededor de US$ 420 millones en solo dos meses (actualmente unos US$ 12 millones diarios) y se espera que alcance los US$ 1.600 millones para el año 2023.

Ahora, el Gobierno, a través del Ministerio de Economía, la Secretaría de Energía y la empresa Energía Argentina (Enarsa), impulsa dos obras cruciales para el sistema de gas natural. La reversión del Gasoducto del Norte y el Tramo II del GPNK.

En el caso de la reversión, la licitación se inició recientemente con la recepción de ofertas y la apertura de antecedentes de varias empresas, incluyendo una estadounidense y dos locales. Esta licitación incluye la reversión de cuatro plantas compresoras del Gasoducto Norte, la expansión del loop y la construcción de los últimos 22 kilómetros de un nuevo tramo de 122 kilómetros en total. Se espera que esta obra esté finalizada y operativa en mayo de 2024, lo que permitirá al gas de Vaca Muerta sustituir completamente las importaciones de gas desde Bolivia.

La inversión requerida para la reversión asciende a US$ 710 millones, de los cuales US$ 540 millones serán financiados mediante un crédito del Banco de Desarrollo para América Latina (CAF). Esta obra beneficiará a hogares e industrias en varias provincias.

Además, se está preparando la licitación de la Etapa II del GPNK, una obra de 526 kilómetros que extenderá el gasoducto desde Salliqueló hasta San Jerónimo, en la provincia de Santa Fe. Esta etapa permitirá completar la capacidad de evacuación del ducto en aproximadamente 39 millones de metros cúbicos diarios adicionales, lo que satisfará la demanda interna y abrirá la puerta a planes de exportación.

El costo total del proyecto se estima en US$ 3.200 millones, y se espera que esté operativo a fines de 2024. El financiamiento correrá por cuenta de los ofertantes privados en lugar del Estado nacional. Esta obra también facilitará la exportación de gas de Vaca Muerta a Brasil a través de la infraestructura existente en Uruguayana, en el Gasoducto del Mercosur o en Montevideo, a través del Gasoducto Cruz del Sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *