Demichelis, entre el acierto y el riesgo en el triunfo sufrido de River ante Belgrano.

El entrenador de River, Martín Demichelis, podría sentirse orgulloso de las decisiones que llevaron a su equipo a ganar 2-1 contra Belgrano y clasificar a las semifinales de la Copa de la Liga. No obstante, su ingreso de Ramiro Funes Mori por Enzo Pérez pudo haber sido un error crucial que retrasó al equipo cuando tenía el partido bajo control, poniendo en riesgo su tarde en Córdoba.

El juego se inclinaba a favor de River, que lideraba 1-0 con un gol de Salomón Rondón a los 16 minutos del segundo tiempo. El equipo parecía haber manejado bien los desafíos planteados por el juego directo de Belgrano, que buscaba constantemente los duelos mano a mano entre sus delanteros y los defensores riverplatenses. Sin embargo, a los 32 minutos, Demichelis decidió reforzar la defensa sacando a Enzo Pérez e introduciendo a Funes Mori para formar una línea de cinco en la retaguardia, anticipando el bombardeo de centros y pelotazos de Belgrano. Esta decisión llevó a River a replegarse, y la respuesta fue inmediata: dos minutos después, Belgrano igualó el marcador con un certero cabezazo de Passerini.

La tensión aumentó en los minutos finales, sugiriendo una posible definición por penales. Solo en el tercer minuto de descuento, River encontró el alivio con un gol de Colidio tras un centro de Enzo Díaz, asegurando una victoria sufrida pero ajustada.

A pesar de la victoria, River ha tenido dificultades para ganar últimamente, y este partido no fue la excepción. A ratos mostró buen juego, especialmente con De la Cruz como figura destacada, pero también se enredó en ocasiones. Desde la banca, Demichelis pudo haber sido el héroe o el villano del partido. La calidad individual resolvió los problemas que el mismo Demichelis parecía crear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *