Corte Suprema emite orden para que la jueza Ana María Figueroa renuncie a su posición en la Cámara de Casación.

El máximo tribunal tomó una decisión unánime que implicaba que la magistrada, que tenía 75 años y quería mantenerse en su puesto, debía resolver casos importantes, como Los Sauces – Hotesur y el memorándum de entendimiento con Irán, en los que estaba involucrada Cristina Kirchner.

La Corte Suprema de la Nación determinó por unanimidad que la jueza Ana María Figueroa debía dejar su cargo en la Cámara de Casación. Esta decisión fue comunicada al Consejo de la Magistratura de la Nación y a la Cámara Federal de Casación Penal.

En una reunión en la que participaron los cuatro miembros de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, se declaró la finalización de las funciones de la Dra. Ana María Figueroa, quien anteriormente había sido jueza en la Cámara Federal de Casación Penal. Esta decisión se basó en que Figueroa había cumplido 75 años el 9 de agosto, el límite de edad establecido por la Constitución Nacional para los jueces. Para permanecer en el cargo, requería un nuevo acuerdo del Senado, lo cual no había ocurrido hasta ese momento.

La Cámara Federal de Casación Penal había informado previamente a la Presidencia de la Corte sobre la situación de la ex jueza Figueroa el 8 de agosto.

La Corte Suprema recordó el precedente “Schiffrin” de 2017, en el cual se reafirmó la validez constitucional del límite de edad de 75 años y la necesidad de un nuevo acuerdo del Senado para continuar en el cargo después de alcanzar esa edad. El Dr. Rosenkrantz había disentido en dicho precedente al considerar que dicho límite era inconstitucional.

La decisión de la Corte Suprema se hizo pública durante una reunión de la Cámara de Casación en la que se discutía la posibilidad de que Figueroa tomara una licencia y renunciara si no obtenía el acuerdo del Senado antes de fin de mes. La reunión se suspendió hasta las 16:30, momento en el cual se conoció la resolución. El kirchnerismo había intentado en dos ocasiones obtener el quórum necesario en el Senado para aprobar el pliego de Figueroa, pero no lo logró.

Figueroa era una figura clave en la política debido a su papel en la resolución de los casos “Los Sauces – Hotesur” y el memorándum de entendimiento con Irán, en los que estaba involucrada la vicepresidenta Cristina Kirchner. La Sala I de Casación, en la que Figueroa participaba, debía decidir si confirmaba los sobreseimientos de la ex presidenta en esos casos o si ordenaba un juicio oral. Figueroa había anunciado previamente que dejaría su proyecto de voto en la caja fuerte de su despacho.

El fallo Schiffrin establece que los jueces deben jubilarse a los 75 años de edad, a menos que cuenten con el acuerdo del Senado para seguir en sus cargos.

Figueroa fue elegida presidenta de la Cámara Federal de Casación Penal en diciembre de 2022, ocupando un cargo administrativo pero con un peso político significativo. Sustituyó a Alejandro Slokar en la presidencia.

Diputados de Juntos por el Cambio presentaron un proyecto de ley para reglamentar el artículo 99 de la Constitución Nacional y evitar situaciones similares a la de Figueroa en el futuro. El proyecto establecía que los jueces cesarían automáticamente en sus cargos a los 75 años, a menos que fueran nuevamente designados por el Poder Ejecutivo con el acuerdo del Senado antes de alcanzar esa edad o la fecha de vencimiento de su designación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *