Comentarios recientes
    RADIO

    La peligrosa vida del financista encontrado muerto en Puerto Madero

    Escrito por jefe | Fecha: 22/01/2021 | Tags: Interés General, Portada

    Ayer por la noche Exequiel Mercado Zuliani fue encontrado en su departamento de un exclusivo complejo de la zona, rodeado por juicios y acreedores a los que les había prometido ganancias millonarias. Sus planillas de cálculo para convencer a clientes y un Audi A4 con papeles falsos Un joven en particular, intermediario de operaciones de […]

    Ayer por la noche Exequiel Mercado Zuliani fue encontrado en su departamento de un exclusivo complejo de la zona, rodeado por juicios y acreedores a los que les había prometido ganancias millonarias. Sus planillas de cálculo para convencer a clientes y un Audi A4 con papeles falsos

    Un joven en particular, intermediario de operaciones de una importante inmobiliaria porteña que se había encontrado a través de amigos en común con Exequiel Mercado Zuliani de 34 años, un chico de las finanzas y el negocio bursátil que le había ofrecido, un contrato de mutuo, la clásica base de cualquier estafa en el mercado porteño del dinero: Exequiel, socio en diversas empresas como DMZ Group, con un historial como empleado en firmas del negocio de las inversiones, le ofrecía una renta a cambio de una inversión, hacer trabajar su dinero en “put options” y “call options”, compras y ventas de acciones en un juego veloz.

    “Hay una lista de difusión donde mando las noticias más relevantes del minuto a minuto del mundo y local. A su vez doy recomendaciones de inversión, etcétera. ¿Te interesa que te agregue?”, le aseguró Mercado.

    Así el corredor se interesó, con un trato a mediados del año pasado que nunca fue bancarizado. Exequiel prefería recibir su dinero en efectivo, o a través de billeteras virtuales con cuentas que contenían su nombre, pero no una transferencia clásica.

    En sus comunicaciones por WhatsApp el joven financista era minucioso: le enviaba al corredor planillas constantes y gráficos, ventas y rentas, test de salud del mercado en su newsletter. Hasta que Mercado Zuliani comenzó a esquivarlo y a dejar de pagarle. El inversor no lo denunció penalmente. Ese dinero que habían invertido eran sus ahorros atravesados por el mercado del dólar blue, dinero que le costaría justificar ante un juzgado penal. “Hoy me debería entrar una buena suma de dinero pero hasta que no la tengo en la mano no te quiero asegurar nada. Yo te mantengo al tanto”, le dijo Zuliani a mediados de diciembre pasado.

    Es por eso que el corredor prefirió intimidarlo “Más te vale que escondas a tu mamá y a tu papá porque no le metes la mano en el bolsillo a nadie más”, le había dicho por WhatsApp a fin del año pasado: “¡No le metes la mano en el bolsillo a nadie más!”. Exequiel, poco después, dejó de contestar.

    Mercado Zuliani se quebró a comienzos de esta semana y accedió a pagarle dos millones en ganancias que le debía pero todo a través de un intermediario. El corredor esperaba cobrar su dinero hoy, 22 de enero, pero ante la chance de que el financista desapareciera otra vez, lo llamó al contacto en común ayer por la noche: “Báncame que Exequiel se mato”, le dijo el contacto

    En ese momento, en un departamento del exclusivo edificio La Porteña sobre la calle Martha Salotti al 400, la división Homicidios de la Policía de la Ciudad encontraba al financista ahorcado en el baño, su cuello en una cuerda. El caso quedaba en manos del fiscal Eduardo Rosende, Fiscalía N° 48. Todo apunta a un suicidio. Se espera el resultado de su autopsia: sus lesiones, indicó un médico legista, son compatibles con una asfixia por ahorcamiento. Se encontró una carta en el lugar en donde según información les pedía perdón a sus padres.

    Hay testimonios cerca de Exequiel en manos de la Justicia que hablan de que se preparaba para liquidar deudas por “400 millones de pesos”, con graves problemas en La Rioja, donde había fijado domicilio en Chilecito. Sin embargo, en otro punto de Buenos Aires, una vieja conocida del financista se lamenta ante el hecho de que los muertos no liquidan sus deudas en negro.